Julietamesser’s Weblog

 
Imagen
 
“Y el crimen despierta la curiosidad. 
Yo tengo ganas de saber qué se siente. 
Te lo confieso. Tengo ganas de saber qué se siente. 
Lo que pasa es que no soy un hipócrita. 
Yo lo digo, yo me atrevo a decirlo.”
Marco Antonio de la Parra, El ángel de la culpa

 

 
OTRAS VOCES, OTROS ÁMBITOS
 
“El ángel de la culpa” del dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra  se presenta en el ya consagrado teatro “El picadero” con dirección de Dora Milea y las impecables actuaciones de Osmar Nuñez y Walter Bruno. Este thriller psicológico con características del clásico policial negro tiene un argumento simple: un detective investiga rutinariamente un crimen que toma un giro inesperado obligando al espectador a seguir atento la trama de relaciones que se tejen a lo largo del relato. Las palabras de Marco Antonio de la Parra sin duda oscilan entre las oscuras descripciones de una ciudad plagada de violencia y un humor corrosivo-satírico de la sociedad actual que remarca la falta de vínculos comunicativos en donde la corrupción es moneda corriente. Milea supo encontrar una dupla de actores que se complementa a cada instante, a nivel físico y a nivel emocional-intelectual, aglutinando así la logorrea del detective y la timidez del joven en la escena del crimen (que solamente pronuncia una frase al final de la representación).
 
Osmar Nuñez, actor ya alabado en piezas como “Los hijos se han dormido”, “Espía a una mujer que se mata” o “Un hombre que se ahoga” compone aqui a un personaje amado y odiado por los espectadores, un mix entre Sherlock Holmes, el detective Columbo y algún comisario de los mejores cuentos de terror y misterio de Edgar Allan Poe. Preocupado por resolver el crimen de rutina, el personaje que encarna se muestra inmune a cualquier sentimiento hasta que ya en mitad de la pieza teatral florece su lado humano y le cuenta al espectador sus profundos secretos que dejan ver su alma vulnerable. La frescura de Osmar Nuñez para resolver los largos parlamentos del detective dotan a la puesta de una jugosa teatralidad irresistible que nos hace disfrutar profundamente de lo que es un espectáculo teatral. Esta característica tan aplaudida también es acompañada por un exquisito vestuario y escenografía (a cargo de Alejandro Mateo) acordes a la escena del crimen que apuntan a la reconstrucción mimética (no en el sentido de la copia, sino de la re-descripción) de lo que dicta el esqueleto dramático sin descuidar ningún detalle a nivel de texturas y paleta de colores.
El teórico Patrice Pavis, gran referente en los estudios teatrales, siempre reconoció que la tarea más difícil del actor es simplemente el hecho de estar en escena. Por eso la actuación de Walter Bruno resulta sobresaliente, en el sentido de que la tarea de acompañar a Nuñez escuchando atentamente sus parlamentos e incidiendo en la acción en un segundo plano nunca pasivo es más que valorable. 
 
Sin duda la problemática latinoamericana planteada por Marco Antonio de la Parra excede las fronteras invitándonos a revisar nuestros más íntimos vínculos con la sociedad en una sala felizmente recuperada como el teatro “El picadero”.
 
Ficha técnico artística
Autoría:
Marco Antonio De La Parra
Actúan:
Walter Bruno, Osmar Nuñez
Escenografía:
Alejandro Mateo
Diseño de luces:
Leandra Rodríguez
Realización de escenografia:
Manuel Escudero
Música original:
Julieta Milea
Fotografía:
Akira Patiño
Diseño gráfico:
Javier Garcia, Diego Medvedocky
Asistente de producción:
Andrea Giglio
Asistencia de dirección:
Andrea Giglio
Prensa:
Simkin&Franco
Dirección:
Dora Milea
 
Duración: 70 minutos
TEATRO EL PICADERO
Pasaje Santos Discepolo 1857 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
LUNES, 20.30 HS

ENSUEÑO DE AMALIA

¿Y las cartas Amalia? En una. Estoy en el polo. Tengo frío y sueño. Sueño en cómic. Todo cortado. Se mezclan. Como aquel fragmento de Andre Gidé. ¿Cuál? Ese tía. Tengo la cabeza llena de cruzamientos, de camaleopardos. Y de repente el primero, porque escribo ese porque tengo hambre. ¿Qué?

MENÚ LITERAL

Niña:-Bueno, yo quiero un café La Virginia Woolf

Niño de al lado: -A mí traéme una MilaneSábato por favor.

Moza pensativa: -Lo bueno es que después la propina de la chica es en libra esterlina.

¿Y vos de dónde sacás todas esas cosas? No sé tía. Pero hay más. Desde que me fui a comprar esa máscara se me ocurren más. Sueño en cómic. Todo cortado. Se mezclan. Como aquel fragmento de Niels Bohr. ¿Cuál? Ese tía. Incluso creo que pienso en ello, y me divido en una secuencia retrogresiva de “Yoes” que se estudian entre sí. No sé en qué “Yo” detenerme como el actual, y en el momento en que me detengo en uno, siempre hay por supuesto un “Yo” que se detiene en ese punto. Me siento confuso y mareado, como si estuviera mirando hacia abajo a un abismo sin fondo, y mis reflexiones dan como resultado final un terrible dolor de cabeza.

 

¿Y entonces, Amalia? ¿Seguís soñando en cómic o te transmutás?

Sigo en cómic. A ver.

 

EL SER Y LA NADA

Niña: -¿Y, que hacías?

Niño de al lado: -Leía “La náusea”

Niña: -Ah sí, si no lees “La náusea” no existís, no existís.

 

La tía: -Bueno Amalia. Pero vas avanzando hacia el existencialismo. Vas bien. ¿Y tu autoestima? ¿Te hacés cargo de ti misma?

Amalia: -Mnn…

La tía: -Bueno acá vamos a hacer un juego

Amalia: -¿Qué? ¿Una autoestima lúdica?

La tía: -Algo así

Amalia: -Yo tengo escrito y soñado en cómic eso también

La tía: -Me imaginaba

Amalia: -Pero vos no vas a entender lo enrevesado que es

La tía: -No es mi intención que te sientas sola en la subjetividad

Amalia: -Bueno, ¿te muestro?

La tía: -A ver

 

DGI O REPLANTEO DEL ABSURDO

Niña mirando el edificio de la DGI

Niña: -Es absurdo, todo este papelerío es absurdo.

Niña pensativa: -Pero… ¿y si quieren decirme que no debo evadirme más de mí misma?

La tía: -Bueno Amalia, vas bien. El primer paso para reconocer que nos estamos evadiendo es reconocer el problema. O sea, vos agarrás el problemita y lo mirás de  todos los costados. Te haces cargo. Te tomás un Té. Te venís a mi consultorio. Me abonás el honorario correspondiente. Te sentás. Te agarro tu carnet de la obra social. Aunque en realidad lo hace mi secretaria. La saludás. Le decís Buen día. Vengo por la Licenciada tal. Ella te va a derivar porque las tías no atendemos a sobrinas. Vos te enojás porque perdés el tiempo. Te sentás en la sala de espera y te vas imaginando o soñando otro cómic si querés. Empezamos a leer a otros autores y en ese momento de tanto leer nos damos cuenta de que tu mente y la mía están demasiado cansadas para comprender algo por sí mismas entonces pedimos un helado de menta para variar un poco las letras. Ahí nos sentamos con las cucharitas (para helado, no para yogur) y releemos algo hiper interesante sobre Stefan Szuman.

 

El hombre que

Escribe

Piensa de forma distinta

Cuando escribe

Que cuando habla

Entre otras cosas

Escribe más lento

Que habla

La frase escrita

Tiene tiempo de madurar

Tranquilamente en

Nuestra Mente.

 

Amalia: -Muy bien tía, la mente es un lío.

La tía: -Sí.

La otra: ¿Y esta quién es? Amalia qué hacés acá. Te dije que tenías que ir a comprarle algo a tu papá al Once. ¿No te acordaste?

Amalia: -No, no me acordé. ¿Me lo mandaste por carta? Ella es mi tía.

La otra: -¿Es una invitada? ¿O está equivocada?

Amalia: -Es mi tía

La otra: -Bueno Amalia, dale vamos.

Amalia: -Estoy en el consultorio

La otra: -Cuántas veces te dije que no vayas a consultorios con peces. Después soñás.

Amalia: -En cómic

 

Es que  yo me había sentado a estudiar a los griegos y los romanos. Pero era muy difícil. Entonces volví a ponerme a soñar. Y me salió otro más. Me dijeron es tipo Mafalda. Mirá.

LINGÜSTICA PARA PARA PRINCIPIANTES

La mamá de Marticinto le enseña a hablar: -¡Decí papá, decí papá!

Martincito intetando hablar: -Paaaohdsta

Martincito intentndo hablar: -¡Papá!

Niña pensativa: -Tanto lío para hablar y nadie le dijo que después se va a tener que callar tanto…

La otra: -Muy bien Amalia. Despertáte dale que llegamos al otro lugar.

Amalia: -Pero…

La otra: -Dale Amalia, agarrá los pececitos y los cómics y la tía y el gato y… los del dibujo y vamos.

 

Encontré mi biografía teatral en Red teatral, estas son las obras en las que participé. Y actualmente ensayo ÓPERA PÁNICA de Alejandro Jodorowsky en el Teatro Timbre 4.

-“Coreografía de Mambo Number Five” Composición coreográfica. Teatro Río Plateado. Dir. Hugo Midón

-“Sueño de una noche de verano” de William Shakespeare. Personaje: Egea. Teatro Andamio 90. Dir. Darío Luchetta

-“Blancacienta una historia truculenta” de Darío Luchetta. Personaje: Reina Madre. Teatro Andamio 90. Dir. Darío Luchetta.

-“El médico a palos” de Moliere. Personaje: Gina. Teatro Andamio 90. Dir. Fabiana Mozota

-“Las avispas, Las nubes” de Aristófanes. Personaje: Artesana. Teatro Andamio 90. Dir. Fabiana Mozota

-“Tres Hermanas” de Anton Chejov. Personaje: Olga. Espacio Teatral El Hormiguero. Dir. Ignacio Rodriguez de Anca

-“A puerta cerrada” de Jean Paul Sartre. Personaje: Inés. Espacio Teatral El Hormiguero. Dir. Ignacio Rodriguez de Anca

-“A-torados de amor” Personaje: Socia. Centro Cultural Borges. Dir. Romina Sznaider.

-“Actriz, musical cicatriz”. Asistente de dirección. Espacio Teatral Barrabás. Dir. Diego González.

-“No la dejes morir adentro”. Personaje: Gloria. Club del bufón.

VARIEDAD DE VARIEDADES

Reseña de “Rachas”, by Berliac.

El escritor ruso Antón Páblovich Chéjov decía que la brevedad es hermana del talento, es decir, en “Rachas” no necesitamos una gran cantidad de texto ni de artificios para poder disfrutar de estas cuatro historias que nos presenta el volumen editado recientemente por Editorial La Pinta. Si el término heptalogía, que representa una saga en dónde siete entregas construyen el trabajo literario de un autor, es algo que ya podemos considerar fuera de moda. ¿Quién tiene tiempo en esta vida de la posmodernidad de leer capítulos enteros como los de Proust en “En busca del tiempo perdido”?. La vida contemporánea, su rapidez y urgencia forma sin duda lectores nuevos, que sin dejar de lado los matices de un trabajo de expresión literaria buscan una lectura más ágil sin perder las características atractivas de una historia bien contada. El estudioso en Historia del Arte, Eduard I Carbonell mencionaba en alguno de sus libros que el arte suele adelantarse a la historia muchas veces o que suele ser un reflejo del momento actual, así contaba por ejemplo como el Guernica de Picasso había sido pintado en 1937 presagiando los conflictos de la Guerra Civil Española. Como una clara anticipación y reflejo de la realidad que se presentaba. Quiero arrancar esta reseña, que humildemente me han dejado escribir, tratando de pensar cómo la literatura de hoy tiene una urgencia y a la vez no por ser urgente sigue trabajando en matices artísticos de alta calidad, en texto y en dibujo, en formato y en extensión, en precisión y en calidad. Utilizo el pleonasmo “Variedad de Variedades” para describir los acontecimientos que podemos leer a lo largo del ejemplar de “Rachas”. Percanta, Matrioshka, La siega, Return Ticket son las cuatro historias que nos ofrece su autor: Berliac. Respecto a Percanta personalmente me interesa cómo el autor une las características de una historia impregnada de tango con alusiones al policial, ciertos elementos de suspenso. El suspenso como recurso narrativo está presente pero también con un aire de cierto romanticismo especialmente marcado en los instrumentos de los músicos y la bella imagen de la bailarina en cajita, que el autor muestra en un cuadro especial en primer plano para resaltar su belleza. La revelación epifánica en el final también está trabajada con otro cuadrito del instrumento principal, símbolo de esta historia: el bandoneón. Matrioshka nos ofrece el recurso metaliterario de la historia dentro de la historia, que como nos aclara el autor no es nada nuevo. Particularmente el final es de gran valor artístico y altamente posmoderno en lo que se refiere a las técnicas de patchwork, el último cuadrito me sugiere la idea de final abierto, el hueco que deja ese balcón, es una idea de que el lector se convierta en activo, que con su interpretación llene el relato. La siega nos sumerge en un universo de intrigas y vemos claramente como el autor rinde homenaje, por ejemplo a Van Gogh, su famoso cuadro “Café nocturno en Arlés” está presente en esta historia, así como también los conceptos del autor acerca de la vida nómade del artista “El artista no necesita hogar, necesita ideas” reza uno de los personajes. De esta historia destaco personalmente la agilidad, rapidez de cómo fluyen los acontecimientos. Concluyendo en Return Ticket nos encontramos con una historia entre el capitalismo actual, las grandes ciudades y la codicia. Es interesante el planteo del autor en tercera persona, el distanciamiento que se propone en esta última instancia está más marcado que en las anteriores, o más que nada, mezclado, juega entre indicar las acciones del protagonista, y a su vez, darle voz propia, con el transfondo del primer mundo y sus turbulencias. Recomiendo “Rachas” como ejercicio de lectura y sigo pensando en la frase que alguna vez dijo Julio Cortázar “Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo”

Julieta Messer, escritora, librera, actriz, estudiante de la Lic. en Artes Combinadas (Universidad de Buenos Aires), octubre, 2010.

-¡Pero eso es del amor Amalia no de la literatura!

-¿Qué?

-Se ha vuelto necesario separar

-¿Por qué?

-Porque lo dice Nietzsche

-¿Qué dice?

-“Una cosa soy yo, otra cosa mis escritos”

-Pero Nietzsche era alemán decía eso porque tenía otro metabolismo

-Bueno, puede ser una literatura tendencia-urbano-amor

-Es

Ahora que sos tendencia-urbano-amor tenés que aprender a refragmentar tu ser de modo que se adecue a tu nueva forma de cosmopolita observatriz y puedas retornar tu antigua voz, ¿viste?

No perder el yo diurno poético ¿entendés? Porque todo este “MetroWriter” que sos es muy interesante pero está todo pegoteado y eso a la literatura no le causa voz diurna ¿viste? tenés obligatoriamente que volver al yo matinal ¿entendés? y acá.

Amalia yo te vuelvo abrir varios asteriscos para que te quede claro lo que será la poesía:

*La poesía será Estética de la Emergencia

Ausencia de Posibilidades

Búsqueda de Límites

Estrépito Inevitable

Abolición de Preámbulos

Consuelo Desconsolado

Verso de Circunstancia

Éxtasis de la Brevedad

Antesala del Erotismo

Respuesta de la Historia

-Puede ser, pero a mí me parece que:

*La poesía será infidelidad hacia la levedad

sonreír con contenido

fanática intemperie

bufoncito rancio

nostalgia del absoluto

señorita viviseccionadora

velatorio del espacio

plataforma de ilusiones

perrito que oye la falla tectónica de San Juan

irrepetible.

Comic trash

LEYENDO ENTRE LÍNEAS

a-Niña en línea B leyendo

b-Niña en línea C leyendo

c-Niña en premetro leyendo

d-Niña en vagón: ¡yo sí que leo entre líneas!

Bueno Amalia te tengo que decir sinceramente que es muy interesante, allí sí se nota que tomaste el rumbo, la determinación, tal vez te cases y sigas produciendo este tipo de, como vos decís, cómics trash en donde realmente usás la lógica cincuenta cincuenta. Esto es. Si los personajes son dos son dos. Esto es. Si pasan dos cosas pasan dos cosas. Muy bien Amalia pero así y todo hay algo fundamental en la mirada visual de la escritora de cómic ¿viste? una mujer-pluma ¿entendés? una tendencia a ilustrarte a ti misma en los intersticios de la escritura breve, una epifanía pictórica con tendencias antropomórficas y antropocéntricas. Digo que debés dibujar Amalia.

-Dibujo, mirá.

moza

-Mnn…

-Bueno pero traje más cómics

-A ver

A-Niño de al lado: ¿y qué hacías?

B-Niña: Escribía un ensayo sobre poesía: Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath y Anne Sexton.

C-Niño de al lado: Ah, que interesante, ¿y cómo se titula?

D-Niña: “Como ser poeta y no morir en el intento”

Mi papá dice que para estar flaco hay que levantarse temprano. ¿A vos te parece Amalia que sea así? ¿Qué todo esto sea proporcional? Y mi profesora de tai chi
dice que hay que tener cuidado con lo uno mira, ¿Viste Amalia que dice Plotino que uno se convierte en lo que contempla? ¿Será verdad? ¿Entonces esa parte del
Axolotl de Cortazar es una copia de lo que dice Plotino? Porque el dice que miraba los Axolotl y entonces después se convirtió en uno. Algo así. A mi me parece que a vos te gusta Cortazar pero te gusta porque es lindo y no por lo que escribe. La Maga era
un objeto de domingo, algo así que el tenia para visitar del Julio intelectual, decí la verdad Amalia. Dale. ¿O vos querés aprender de la música con la que el escribe? Me dijiste que tenías la lava pero no el volcán, me decís que tenés el barquito pero no la
botella. Yo creo, Amalia, que la imaginación es como una hiedra a la que hay que podar, viste. Un trac de aca, un trac de allá. Lo que pasa que primero hay que
trazarse mapas, de lectura, viste. A una se le hace un cocktel en la cabeza porque hay que aprender a perderse un poco y no hacer todo así todo así mezclado. Edgar Allan Poe decía algo así como “Hacia los muertos no hay geografía”. ¿Tenía razón? ¿O se
copio un poco de algún griego? Y hablando de los griegos ¿Vos te los imaginas con túnicas blancas o pensás que en Grecia están todos de Shopping? Anda a saber, Amalia. ¿Trajiste los ganchitos mariposa que te pedí para abrochar tus cuentos?

Y otra cosita más: ¿vos te creés que en “El perseguidor” Cortazar fue el primero que dijo: “Johnny persigue en vez de ser perseguido”? ¡No! ¡No! ¡No! Se re copió de Kafka cuando en “Informe para una Academia” aparece esto así: “El que busca no encuentra
pero tampoco es encontrado”.
-Bueno, ¿pero trajiste el cuento?
-Sí, pero con un clip, sin mariposa.
-¿Sufriste la epifanía cuentística?
-A medias porque en el medio tuve que cuidar a mi hermanito.
-Bueno, ¿pero tuviste el touch de misticismo, la bifurcación de la conciencia como escalera caracol y el surmenage de la inspiración?
-Sí, pero todo entrecortado, como esas lucecitas de navidad que se prenden y se apagan, porque tuve que lavar ropa que había quedado.
-¡Perfecto Amalia! ¡Nace un autor todos los días sale el sol! Ahora, lee por favor.
“La vida es como un regalo de cumpleaños para vengar este agravio: al nacer abrimos el papel, el primer papel de regalo venido del prado que tenga alguna flor, hay miles de papeles de regalo, cada uno es una situación, hay algunos que son difíciles de abrir pero abrir se abren entre el hervor de la sangre y la sierra cuesta arriba. Hay que tratar de abrirlos con cuidado porque sino duelen mucho, al acabarse está el regalo sorpresa… pero hay papeles grandes y chicos, malos y buenos. Cada persona tiene un regalo distinto con las armas abolladas de luchar contra el alguacil de su padre y algunos tienen más o menos papeles. El regalo al terminar de abrirse todos los papeles es que se espera el regalo más grande y mejor y el papel era como esa fina seda que se rompe y allí la Muerte venía”
-Es prosa, pero te copiaste de los juglares del siglo XV.  ¡Sos re épico-lírica!
-Es que yo creo que la inspiración no va por colectora.
-¿Que decís Amalia?
-Digo que el observador va como en autopista, así sin semáforos que lo paren, no hay nada que podar, sale todo así, como un juego, como esos chicos que las madres les compran esos mini microondas y hacen todo así unos experimentos.
-¡Pero qué decís Amalia! Sos muy chiquita, tenés que leer a Cesare Pavese.
-¿Vos conocés el metabolismo de Cesare Pavese?
-¿Qué?
-Que Cesare Pavese se levantaba tarde, se peleaba con todos sus compañeros de la redacción en Turín. Sufría por las mujeres a eso de las 19.00 hs. Y sin embargo:
era flaco.
-Puede ser una coincidencia.
-No, eh.
-En Italia el clima es diferente.
-¿Diferente a qué?
-¡Pero qué decís Amalia! ¡Tenés que leer a Simone De Beauvoir y ponerte a trabajar como un pequeño castor! ¿Vos te pensás Amalia que la literatura es una fácil ocupación? Hay que aprender muchos tips y acá Amalia yo abro unos varios asteriscos para que te quede claro:
* Que la literatura es un no-lugar.
* Que hay que sentarse con corrección de lámpara verde.
* Que si querés podés tener hijos pero tampoco tanto.
* Que si tu sectorcito es la escritura femenina tenés que cuidarte de: los hornos, los autos, los ríos Ouses y otras cosas por el estilo.
* Que te conviene tener un pintor a mano para que te retrate en tus intersticios literarios. * Que tenés que hacer como dice Rimbaud una intrainvestigación de tu organismo.
* Que te conviene alimentarte de los Omegas 8 y 9 con Betacarotenos.
-Pero, ¿y si estoy cansada?
-¡Polémica en el mar! ¡Polémica en el mar!
-¿Qué?
-Que podés escribir en la playa. ¿Nunca viste los videos de los baños de sol en Marguerite Duras?
A ver, Amalia, ahora que sos épico-lírica, tenés que aprender un montón de cosas. Lo primero es a mirar a las cosas ya no como son sino con su trasfondo. Es como tener la córnea al cuadrado o suprarcórnea ¿entendés, Amalia?. Esto es. Si a vos te regalaron una rosa, enseguidita tenés que preguntarte: ¿pero, por qué le dicen rosas a las rosas si son rojas?. Esto es. Si a vos te regalaron una percha, enseguidita tenés que preguntarte: ¿la percha no tiene forma de clavícula?. Esto es. Si a vos te invitan al pool, enseguidita tenés que preguntarte: ¿pero, el bastoncito del pool con la pelotita tirados en la mesa de pool no tienen forma de signo de exclamación?. Esto es. Si a vos te regalan un monóculo, enseguidita tenés que preguntarte: ¿esto no tiene forma de la letra P? Eso es lo humano del cuestionamento. ¿Me seguís Amalia?
-A veces.
-Bueno, ¿pero me trajiste mas cuentos o eso que hacías?
-Te traje uno juglar.
-A ver
“Doce juglares comunican ansiados fuegos
de aridez que sulfata la mirada,
de catalepsia que perfora la necesidad de ver,
de avidez que mata mitad del ojo,
doce juglares agitan sus cabezas entre
irse quedarse esperar.”
Amalia, vos y yo sabemos que el último párrafo es tan inútil como esos elefantes de cerámica que las abuelas les ponen los dólares de la suerte. Y acá Amalia yo te pongo un “me parece”. Me parece que vos tenés que aprender Amalia que sos muy chiquita y que la transición de la poesía y la prosa es como la transición de los cálidos a los templados en La Pampa húmeda. Confío Amalia que tu sensibilidad va a desarrollarse con la misma densidad que tu hipotálamo y que vas a poder superar estos antiguos conflictos geográficos. Mientras te digo Amalia, tu poema-juglar no es malo pero te falta algo del crecimiento, el rumbo, la determinación, casarte tal vez. Me parece. O ir al pepsicólogo, algo que te centre, que inserte en ti misma un aceite épico-lírico Amalia. Yo no te quiero asustar pero me parece que te aparece el yo-juglar y ya no estamos en época. Digo que te comprendo. Que el pensamiento vuela y las palabras andan a pie, que las ornamentaciones no se forman de un día para el otro, que además tenés Amalia que cavarte tu torre de marfil, ¿viste?, ser un poco más antisocial, ¿entendés?. Vos te crees que Dylan Thomas estaba por la peluqueria cuando escribió make me a mask make me a mask. ¡No Amalia! Dylan Thomas se encerraba en un ropero. Y hacía dieta. Y no comía carne. Vos te crees que Emily Dickinson estaba de Shopping cuando escribió el ocaso traedme en una taza el ocaso traedme en una taza. ¡Tampoco Amalia! Emily Dickinson se fugaba a la terraza. Y hacía dieta. Y tomaba té verde como los chinos.
-Sí, a veces pienso: hay que baldear las veredas cerebrales, hay que hacerse de unos compartimentos especiales para la imaginación…
-¿Ves Amalia como nos vamos llevando bien? , es que sos muy chiquita. Empezá ahora a distribuirte la magia verbal porque sino vas a tener las horas de escritora apiladas como platos. Y queda feo.
-Está bien
-Bueno, ¿pero me trajise más de esos?
-Te traje una literatura tendencia-urbano
-A ver
“No es Juan B. Justo decía yo, es que acaso yo me Sarmiento todo el
tiempo? o vos me sarmentiste sin piedad?. En nuestra Primera Junta yo
había hecho un Juramento, decía que llegaríamos hasta una Plaza en
Italia o tomaríamos café en Río de Janeiro, pero ni siquiera tomamos
mate en Uruguay. Estaba sola Pasteurizando la leche descremada para
vos,pero Alberti la cara de asco me di cuenta que esto ya era muy
Scabroso Ortiz, entonces me senté en Plaza las horas que ya era Plaza Miseria
y comprendí que me dijiste Paso al oñido. Es que yo pensé que tenía la
Libertad de ser tu Cerrito faldero, porque vos me seguías las
Corrientes. Callos! me dije a mí misma, estos Malabios míos no
supieron conquistarte, no tengo cara ni de Angel ni de Gallardo. Pero como no
quería que llegarámos a Tribunales decidí comerme unos 9 de Julio
agridulces y adquirir mi propia Independencia alimenticia. Pensé en
rezar por La plata que me faltaba en la Catedral pero necesitaba una
Medalla Milagrosa,entonces ni siquiera La plata podía evitar las Piedras en el camino.
Me sentía en una expedición en Perú pero escuchaba “Lima” de los chicos
de Entre Ríos. Al ver mi estado decidí tomarme un Retiro con mi pollera
toda Florida del verano. La otra solución era oscura: no quería ir a
cantarle a Carlos Gardel. Pero si seguía así con mi Lorio cantor de la mala
suerte iba a tener que pasar urgente por la Facultad de Medicina. Entonces,
aunque me gustaba tu Diagonal Norte decidí volver a mi Diagonal Sur
mediante el rubro 59 que me deja en la puerte de mi casa, entendí que
no tuve 37 vidas como los datos. Cuando miré a mi alrededor ni siquiera
tenía 12, ni 92, ni 39, ni 188 Coroneles Díaz para que me consuelen”
-¡Pero eso es del amor Amalia no de la literatura!
-¿Qué?
-Se ha vuelto necesario separar
-¿Por qué?
-Porque lo dice Nietzsche
-¿Qué dice?
-“Una cosa soy yo, otra cosa mis escritos”
-Pero Nietzsche era alemán decía eso porque tenía otro metabolismo
-¡Amaaaaaaliaaaaaa no me contradigas! ¿Me trajiste otro material?
-Sí, unos cómics trash influenciados por el aroma de la nafta y los cambios de percepción en la tarea de la cotidianeidad.
-A ver

Tags:

He terminado mi novela.

Busco editor.

Write! : julimesser@yahoo.com.ar

August 2017
M T W T F S S
« May    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Blog Stats

  • 3,641 hits

Juliette pics